Construye material pensado para la formación online con estos trucos

Consejos para crear el mejor material educativo enfocado al e-learning

La formación a distancia ha abierto las puertas de la educación al mundo entero. No obstante, al mismo tiempo, se ha erigido como todo un desafío para los educadores, obligados a adaptar sus tácticas educativas a las nuevas tecnologías y las maneras de enseñar que estas traen consigo.

crear el mejor material educativo

Construye material pensado para la formación online con estos trucos

Por ello, a la hora de preparar material para un curso online, o tan solo para una lección, es importante que tengas en cuenta algunos trucos o principios. Y es que no es lo mismo dar clase en un aula que a través de un ordenador o un teléfono móvil. Por ello, la manera de enfocar tu trabajo y las obligaciones de tus alumnos son distintas.


Lograr el interés de tus alumnos es vital

Y es que con la formación online, hay que trabajarse más el contenido, porque la presentación (o el continente) no cuenta con un factor tan cercano como el que tiene la educación más tradicional. Para ello, tendrás que esforzarte en llamar la atención de tus alumnos desde el primer momento.

Y no hay mejor manera de hacerlo que mediante una presentación visual. Para llamar la atención, tampoco puedes descuidar el título ni la introducción. Y es que a menudo las personas deciden en cuestión de segundos si ese contenido les va a ser de ayuda o no, y para ello el título y el inicio de las explicaciones resultan vitales.


Comienza tu curso con unos objetivos predefinidos

La organización es clave en cualquier aspecto de la vida, y más aún en la educación. Por ello, a la hora de iniciar la elaboración de tu contenido educativo, tienes que tener trazados una serie de objetivos que te sirvan como brújula. Se trata de las cosas básicas que quieres que tus alumnos aprendan. Es lo imprescindible.

A partir de ahí, si percibes que la clase va a buen ritmo y que la mayoría entiende los principios que has explicado, puedes comenzar a aportar conocimientos más avanzados y complejos. Pero ante todo, tienes que centrarte en lo básico, y dar las herramientas para que, a partir de ahí, los alumnos puedan seguir avanzando.


Jerarquiza la información a cada paso del camino

A partir de la selección de los objetivos, tendrás que seleccionar aquella información que sea vital para alcanzar tu propósito, y adaptarla después a ese estilo audiovisual que se ha remarcado previamente. No dudes en hacerte esquemas o tablas, cualquier cosa que te ayude a mantener tus prioridades claras y a jerarquizar la información. Esto te permitirá, al mismo tiempo, ofrecerle a tus estudiantes una educación clara y fácil de comprender.


Sé muy crítico con tu propio contenido

A la hora de impartir clases, la claridad es primordial. Al mismo tiempo, no puedes pedir demasiadas actividades, de modo que cause la frustración de tus alumnos, pero tampoco puedes quedarte demasiado corto y poner las cosas muy fáciles, porque entonces los estudiantes pensarán que no merece la pena esforzarse demasiado.

Para evitar cualquiera de estas situaciones, lo mejor que puedes hacer es ponerte en el lugar de tus alumnos. Es importante que seas crítico con el material y con todas las explicaciones que has elaborado, de modo que te asegures de que todo el mundo podría entender tus explicaciones. Y es que es bastante fácil perder la perspectiva y lanzar un contenido demasiado inaccesible. Para eso, uno de tus mantras clave tiene que ser la capacidad para ponerte en el lugar de tus alumnos, y ser siempre crítico con aquellos que cuelgas en la plataforma.


Haz uso de las nuevas formas de comunicación que están a tu alcanze

El apartado visual es, en el mundo de la educación a distancia, uno de los aspectos más importantes a la hora de crear contenido. Las nuevas generaciones se guían cada vez más por las lecciones visuales, de modo que harías bien en hacer uso de fotografías, vídeos y cualquier tipo de recurso visual. Grábate a ti mismo dando las lecciones y después cuelga el vídeo en la plataforma.

No temas hacer uso de nuevas maneras de comunicar, porque los alumnos van a recompensar ese esfuerzo con su atención y su propio trabajo duro. Las infografías, los mapas mentales o incluso técnicas de rendimiento más sofisticadas, como puede ser la gamificación, son herramientas que están a tu disposición para que la educación sea más fluida entre los alumnos y el profesorado.


Céntrate siempre en los aspectos más prácticos

En la misma línea, hay que hacer hincapié no solo en lo audiovisual, sino también en lo práctico. Incluso cuando estés redactando las lecciones más teóricas, puedes hacer referencia a sus aspectos prácticos. Plantea casos en los que haya que solucionar un problema con estos conocimientos que estás aportando, o pon ejemplos ilustrativos de cómo todo la teoría se traduce a la vida real.

La educación está cambiando hacia un terreno novedoso, más preocupada por los ámbitos prácticos y la inmediatez y flexibilidad de los estudiantes para solventar cualquier problema.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *