¿Cuándo es óptimo usar vídeos en e-learning?

Puntos fuertes de los vídeos en la formación online

Los vídeos son muy ilustrativos. Combinan la imagen con el sonido, por lo que las personas que visionan uno de estos documentos, asimilan la información de manera mucho más sencilla. Eso ha provocado el uso abusivo de los vídeos, porque están de moda y porque casi siempre funcionan.

uso optimo de videos

Sin embargo, hay ocasiones o momentos en los que un vídeo no es el recurso óptimo, por lo que se pierde ese valor de transmitir información. Además, los vídeos son más caros que los textos o las imágenes, por lo que harás una inversión económica que no compensa.

¿Cuándo es óptimo usar vídeos en e-learning?

Hay que definir los momentos en los que los vídeos sí pueden ser útiles. Algunas ocasiones destacados son los siguientes:

  • Para presentar el curso. Puedes implementar un vídeo corto y atractivo que presente los contenidos, la forma de trabajar y los objetivos que persigue el curso. Son útiles para captar la atención del alumno desde el primer instante. También lo son para dar difusión y vender el curso en redes sociales. Un vídeo de estas características, sería una buena inversión.
  • Para aprovechar las aportaciones de una persona experta en la materia. Si cuentas con la suerte de poder acceder a un experto en la materia que trata tu curso, aprovecha y realiza un vídeo. Los expertos suelen usar tecnicismos y transmitir mucha información en sus ponencias. Utiliza un vídeo e ilústralo para facilitar a tus alumnos la asimilación de toda la información.
  • Como introducción a una práctica. Si quieres explicar una actividad y que quede claro qué hay que hacer para completarla, lo mejor es un vídeo. Básicamente por lo mismo, porque todo queda mucho más claro. Además, los vídeos pueden ser consultados una y otra vez, por lo que los alumnos que no lo entiendan del todo a la primera, pueden volver a visionarlo para resolver sus dudas.
  • Vídeos interactivos. Es el formato más atractivo y que más beneficios aporta tanto para el alumno como para la empresa que ofrece los cursos. Añadiendo capas de interactividad, es posible realizar acciones sobre el vídeo, como contestar pequeños test o preguntas. Son útiles para comprobar que el alumno está asimilando de manera correcta los conocimientos, así como para atraer la atención de las personas.

Estos son algunos de los puntos fuertes que tiene la aplicación de vídeos al e-learning. Por supuesto que hay muchos más, pero conviene no abusar de este recurso, ya que los vídeos pueden llegar a cansar. Lo cierto es que también exigen mucha atención al usuario, e incluir 4 o 5 vídeos en un solo curso, puede resultar contraproducente. La idea es encontrar un equilibrio entre todos los recursos disponibles a la hora de elaborar un curso entero o una sesión individual.

Consejos a tener en cuenta a la hora de elaborar un vídeo

Hay que tener en cuenta que los vídeos deben cumplir unas características determinadas, ya que si son demasiado largos, muy cortos o no poseen la calidad necesaria, puede ser que el alumno pierda interés y decida no continuar visionándolo. Un buen vídeo para e-learning debería cumplir los siguientes requisitos:

  • Duración. Los vídeos tienen que durar un tiempo determinado. Ni muy cortos, porque no daría para meter información suficiente, por lo que serían inservibles, ni muy largos, ya que si dura demasiado, la atención del alumno terminará perdiéndose. ¿Lo ideal? Ser capaces de transmitir los conceptos más importantes en no más de cinco minutos.
  • Subtítulos. Es preferible que todos los vídeos destinados al aprendizaje a distancia contengan subtítulos, pues hace que el alumno pueda entender aún más fácil todo lo que el vídeo quiere transmitir. Además, si la audición del vídeo no es buena por cualquier circunstancia, el contenido del vídeo podrá ser seguido de igual manera.
  • Buena calidad, pero sin pesar demasiado. Si el vídeo pesa demasiado, puede que tarde en cargarse, lo que puede llegar a frustrar a los alumnos y distraer su atención del curso.
  • Cambios de plano. Es una estrategia para atraer la atención del espectador. Si un vídeo dura cinco minutos y consiste totalmente en un plano general de un experto, será más difícil mantener la atención. Si incluyes cambios de plano o imágenes ilustrativas, será más fácil atender.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *