El e-learning, solución para acercar conocimientos a más profesionales

Formación online para médicos, clave para una sanidad avanzada

Uno de los muchos desafíos que presenta una disciplina tan compleja como la medicina, es la necesidad de aprender conocimientos constantemente para poder implementarlos en el trabajo del día a día. Y es que, como ocurre con otras profesiones, la medicina obliga a aquellos que la practican a estudiar durante toda la carrera profesional. La ciencia avanza a pasos agigantados, y lo que era impensable hace tan solo tres o cuatro años, por ejemplo, en el campo de la cardiología, hoy es una realidad por la que merece la pena a apostar.

Formación online para médicos

Esto obliga a los médicos y al personal que trabaja con ellos a sumergirse en una constante búsqueda del conocimiento. Sin embargo, es importante que esta formación continuada sea compatible con los estrictos horarios de trabajo de los médicos, profesionales que están sujetos a largos turnos y que trabajan durante muchas horas. Ante este panorama, la formación online se presenta como una posibilidad más que atractiva para los profesionales del campo de la medicina, interesados en recibir conocimientos a través de una disciplina que se caracteriza precisamente por la libertad para organizarse que otorga a aquellos que la practican.

El e-learning, solución para acercar conocimientos a más profesionales

Desde luego, conciliar y aunar todos los deberes y responsabilidades que tienen los médicos no es fácil. Más aún si tenemos en cuenta que hasta ahora la formación de este tipo exigía una asistencia a clase, haciendo más difícil todavía dicha conciliación. Y, por otra parte, existe el riesgo de que, para que un profesional de la medicina pueda estar al tanto de los descubrimientos en su área y de los avances de la tecnología, este recurra simplemente a Internet.

Para evitar esta práctica, que no aporta las garantías que debiera, y aún menos en una profesión tan seria como lo es la medicina, son muchas las compañías que han visto en el e-learning una oportunidad para revertir la tendencia y ofrecer los mejores conocimientos a aquellas personas que ya trabajan como profesionales. Una de estas iniciativas se llama Red 3.0, y se trata de una plataforma en donde todos los profesionales del sector sanitario pueden formarse en nuevas materias y adquirir nuevos conocimientos, mediante la consulta de informes y trabajos médicos que se publican por el mundo entero.

Lo bueno de esta iniciativa es que se establecen unos filtros para asegurarse que los médicos acceden solo a información de calidad y contrastada. Pero la aplicación de la educación a distancia no se limita únicamente a la construcción de bibliotecas online.

Existen plataformas similares que avisan de las nuevas publicaciones en base a las necesidades de cada profesional. Además, puede filtrar los contenidos, mediante la selección de filtros y parámetros, para que sean los conocimientos adaptados a ellos, según su especialidad, los que le aparezcan. Y es que las bondades del e-learning son muchas: la flexibilidad de horarios es máxima, de manera que cada persona decide cómo organizarse y marcar sus tiempos. Por no hablar del tiempo en desplazamientos, que se recupera para poder dedicarlo a la formación o a cualquier otra actividad.

Por ello, también se pueden llevar a cabo plataformas similares a estas, pero especializadas en contenido multimedia. De esta manera, el traspaso de conocimientos médicos es mejor, en tanto que se ofrece la posibilidad de aportar ejemplos prácticos y visuales de cómo llevar a cabo una complicada cirugía, por ejemplo. También se puede erigir secciones basadas en la actualidad informativa del campo de la salud, con las últimas publicaciones y descubrimientos con capacidad para alterar la manera de entender la medicina.

La formación a distancia, una manera de evitar la infoxicación

Porque si todo esto fuera poco, los profesionales no solo de la medicina, sino de muchas otras disciplinas, están expuestos a un grave peligro: la sobrecarga informativa. También conocida como infoxicación o infobesidad, la sobrecarga informativa se produce cuando una persona está expuesta a tanta información que no es capaz de procesarla correctamente.  No solo dispone esa persona de mucha información, sino que además se están añadiendo nuevos datos a gran velocidad y existen distintas discrepancias entre unas informaciones y otras que dan lugar a las dudas.

Los médicos son, probablemente, uno de los sectores profesionales más expuestos a este mal, ya que las informaciones médicas que se publican son cada vez más, y desgraciadamente no todas las fuentes hacen el esfuerzo que debieran separando aquellas que no son serias de las que sí lo son. En consecuencia, hoy en día es todavía más importante si cabe la necesidad de aportar conocimientos serios, depurados, que ofrezcan las garantías necesarias para que un médico pueda después aplicarlos en su lugar de trabajo.

Las posibilidades son, sin duda, ilimitadas. Lo importante, en todo momento, es acercar los conocimientos a los profesionales de una materia que no para de evolucionar. De esta manera, la sociedad en su conjunto sale ganando.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *