Descubre cómo reforzar tus habilidades blandas en la formación online

¿Qué son las habilidades blandas y cómo desarrollarlas gracias al e-Learning?

Quizá te suene a chino este término de “habilidades blandas”, pero son muy importantes para el aprendizaje profesional y social. Estas habilidades tienen como eje central el trabajo en equipo y las relaciones interpersonales. Se trata de una sinergia compuesta por las habilidades de comunicación, la forma de ser, las habilidades sociales y las de interacción, entre otras similares. Representan la capacidad que una persona tiene de relacionarse con el resto de gente que cohabita en su entorno de forma exitosa y manteniendo las relaciones sociales en un alto nivel de complicidad. Es posible que te resulte complicado entender cómo puedes interconectar estas habilidades blandas con la enseñanza online. ¡Atento!

habilidades blandas

Descubre cómo reforzar tus habilidades blandas en la formación online

Las habilidades blandas tienen un fuerte vínculo con aquello que se conoce como inteligencia emocional, que se asocia a la comunicación efectiva y a las relaciones sociales. Estos aspectos se ven afectados por la capacidad personal de manejar las propias emociones y conocer las de los demás. La enseñanza online tiene como diferencia principal con la formación presencial que esta última se realiza en un aula y el alumno está acompañado de otros compañeros y de su profesor. En la enseñanza presencial resulta más sencillo establecer relaciones sociales y, con ello, desarrollar las habilidades blandas que cada uno tiene.

En ese sentido, el estudiante online debe realizar un esfuerzo mayor para relacionarse con el resto de alumnos de su curso a distancia, pero no es difícil establecer lazos entre los alumnos, los cuales, en un primer momento, estarán más cerrados al terreno estudiantil y que luego podrán contribuir a que nuestra forma, no solo de trabajar, sino también de ser, cambien y mejoren.

Existen cuatro etapas de aprendizaje para adquirir estas habilidades blandas:

  1. Incompetencia inconsciente. En este periodo el individuo ignora lo que debe hacer y no tiene ninguna experiencia en ello. A esta etapa se le suele conocer como “ignorancia dichosa”.
  2. Incompetencia consciente. La persona se da cuenta de que hay cosas que no conoce y decide aprenderlas o paralizar su aprendizaje. En un gran número de casos, nos resignamos a no aprender, aunque, si por el contrario, seguimos adelante con la formación, siempre pueden surgir problemas. En este escalón se exige que pongas toda tu atención consciente a punto para que el aprendizaje sea completo. Es la etapa más pesada, pero es en la que más se aprende. Si se alarga, el alumno puede desalentarse, por lo que es importante dividir la habilidad en módulos razonables, para motivar al alumno y conseguir que siga con la lección.
  3. Competencia consciente. En esta etapa el alumno es capaz de desarrollar una habilidad determinada, pero aplicando mucha concentración y atención.
  4. Competencia inconsciente. Esta habilidad pasa a ser un hábito que al alumno le sale hacerlo de manera automática y tu mente queda libre para realizar otras actividades a la vez.

Adquiere este tipo de habilidades a través del e-Learning. Relaciónate con tus compañeros y tu tutor, haz trabajos con ellos, comentad las lecciones y las dudas y emprended juntos proyectos. Al fin y al cabo, a todos os interesan temas similares y podéis aprender unos de las experiencias y conocimientos de los otros.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *